Mar. Oct 4th, 2022
Innovación y digitalización para afrontar los retos de la sostenibilidad

La emergencia climática, la necesidad de adaptarse a la transformación digital acelerada por la pandemia, y el compromiso con el nuevo contrato social global establecido por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU para 2030 están situando la sostenibilidad en el primer plano de la estrategia empresarial. Así lo destacaron los expertos reunidos en la sesión «La sostenibilidad como estrategia de creación de valor a largo plazo», organizada por Diálogos en La Vanguardia en colaboración con EY.

La mesa redonda, celebrada la semana pasada en el Círculo Ecuestre de Barcelona, fue «una muestra del compromiso con la sostenibilidad de todo el espectro empresarial, ya sean compañías cotizadas, empresas familiares centenarias o empresas emergentes», según Joan Tubau, socio responsable de auditoría de EY y coorganizador del evento junto a Antonio Capella, socio responsable de sostenibilidad de la misma firma profesional.

Grandes y pequeños

Los participantes coincidieron en el compromiso con la sostenibilidad en todo el espectro empresarial.
A ellos se unieron el director financiero de Cellnex, José Manuel Aisa, el director de administración y finanzas de Sorigué, Jordi Gil, la presidenta y consejera delegada de Girbau, Mercè Girbau, la consejera delegada de La Farga, Inka Guixà. y el fundador y consejero delegado de Enerside Energy, Joatham-John Grange Sabaté.

Antonio Capella señala que las tendencias de sostenibilidad «juegan un papel cada vez más importante en los órganos de gobierno debido a la creciente demanda de los grupos de interés, el compromiso con la Agenda 2030 y la digitalización de la información no financiera».

EY recomienda que las empresas «definan una estrategia, analicen su impacto financiero y su capacidad de recuperación, agilicen los procesos de producción y sean transparentes, porque los inversores, los accionistas y los mercados están convencidos de que la sostenibilidad tendrá un impacto positivo y quieren estar informados al respecto», afirma Joan Tubau.

La demanda de los inversores es importante», coincide el director financiero de Cellnex, José Manuel Aisa. Los accionistas «quieren conocer al detalle cada plan concreto, por ejemplo, sobre la huella de carbono o la instalación de paneles solares en las torres». Explica el director financiero de este operador de infraestructuras de telecomunicaciones, fundado hace seis años y que cotiza en el mercado continuo de la bolsa española y está incluido en los índices Ibex 35 y EuroStoxx 100.

Los objetivos de sostenibilidad ya son fundamentales en la estrategia y proporcionan ventajas competitivas.
José Manuel Aisa ve la sostenibilidad como «un verdadero cambio en la toma de decisiones». «Estamos obligados a apoyarlo y nos lo tomamos muy en serio», insiste, señalando la presencia de la empresa en los principales índices de sostenibilidad, como el Carbon Disclosure Project, Sustainalytics, FTSE4Good, MSCI y Standard Ethics.

La sostenibilidad crea muchas oportunidades de negocio, como dice Joatham-John Grange Sabaté, fundador y director general de Enerside Energy, que se dedica a la «generación de energías renovables». Este empresario cree que tiene una «ventaja», ya que su empresa «nació en un campo verde» y forma parte de un sector que «liderará el cambio», lo que le permite hacer crecer su base de clientes al tiempo que le convierte en un «polo de atracción de talento».

Consenso

Los inversores, los accionistas y los mercados están convencidos de que la sostenibilidad tendrá un impacto positivo.
Sin embargo, subraya que, aunque el rendimiento medioambiental es el «puro ADN» de la empresa, ésta también debe esforzarse por cumplir sus objetivos de responsabilidad social y gobernanza. «Como nos dedicamos a la energía solar, la parte medioambiental es un hecho para nosotros, pero desde 2013 nos hemos centrado en el gobierno corporativo, una parte menos obvia en la que hemos hecho importantes avances.»

También subraya que «los aspectos sociales son especialmente importantes cuando se introducen nuevas formas de generación de energía renovable, que tienen un gran impacto en las comunidades locales a todos los niveles». «Todos tenemos mucho trabajo que hacer», reconoce Grange Sabaté.

Retorno

Las empresas con décadas de experiencia que asistieron a la reunión también situaron la sostenibilidad en el centro de su estrategia, señalando las ventajas competitivas que aporta. «Si actúas con ética, obtienes un retorno. Te ayuda a encontrar talento e inversión«, subraya el Director de Gobernanza y Finanzas de Sorigué.

Sin embargo, Jordi Gil señala que esta posición privilegiada «no se consigue de la noche a la mañana». Incluso quienes lo llevan «en los genes», como es el caso de esta empresa de servicios municipales y de construcción con más de 65 años de historia y un equipo de más de 4.500 personas dedicadas a la economía circular y a las energías renovables, no tienen por qué «avanzar aún más» en la sostenibilidad.

Impacto positivo

Según el presidente y director general de Girbau, «explicar el propósito de crear un impacto positivo en las personas y el planeta» es el primer paso para avanzar. Según Mercè Girbau, «la sostenibilidad está estrechamente ligada a la innovación«. En su caso, se centra principalmente en «el uso de equipos de lavado industrial por parte de los clientes», «co-innovando con los clientes o en proyectos conjuntos con el sector textil para dar una segunda vida a las prendas», revela la empresaria.

Glasgow tiene que proporcionar el marco normativo necesario para financiar las empresas.
La directora general de La Farga, Inka Guixà, señala que en su empresa familiar, con 213 años de historia, el concepto es «muy interno». Define su empresa como «una industria metalúrgica que trabaja con el cobre, que es un material 100% reciclable». El «punto de inflexión» que le hizo «romper el molde» y ofrecer este material en el mercado fue la «quiebra» en la que se encontraba su empresa en los años 80, de la que consiguió salir «a base de sostenibilidad e innovación».

La Farga quiere ahora «dar un paso más» y «convencer a la industria» de las ventajas de este material, revela Inka Guixà. «Todo el mundo piensa en la descarbonización, pero es muy difícil cambiar los materiales», lamenta. Según esta directiva, es difícil expresar la idea de que «las actividades sostenibles no siempre tienen un retorno económico». «Tenemos que estar dispuestos a perder, porque este reto requiere un esfuerzo brutal», advierte.

Organizado por

El debate de la mesa redonda fue, en palabras de Joan Tubau, «una demostración de compromiso con la sostenibilidad en todo el espectro de empresas, desde las que cotizan en bolsa hasta las empresas familiares centenarias y las emergentes».
La pandemia se convirtió en un «espejo» que mostró a la empresa «perdiéndose en la búsqueda de lo más barato al otro lado del mundo», lamenta el director general de La Farga. Guixà cree que ahora «las cosas empezarán a cambiar» y que «los fondos europeos pueden ser una oportunidad brutal si se busca un impacto real», subraya, al tiempo que se muestra partidaria de «forzar el cambio a través de la legislación».

Las decisiones tomadas en la cumbre de Glasgow «crearán un marco normativo», predice Joan Tubau, socio de EY responsable de auditoría. El experto espera estas obligaciones con optimismo porque «el mundo financiero exige reglas claras y estables para tener un entorno seguro a largo plazo y poder hacer previsiones».

Las empresas españolas son cada vez más conscientes de los criterios ASG y los cumplen.
«Cada vez son menos las empresas que descuidan la sostenibilidad, porque el mundo financiero, que quiere minimizar riesgos y buscar oportunidades, es cada vez más exigente en temas ESG (Environmental, Social and Governance). Se convierte en un gran catalizador», afirma Antonio Capella, socio responsable de sostenibilidad, a lo que Aisa añade que también es necesario unificar «criterios contables que hagan que todos hablemos el mismo lenguaje en sostenibilidad».

El sector financiero «se ha movido porque la gente lo ha querido. Si la gente lo pide, todo va a contracorriente», subraya Mercè Girbau. «La receta para lograr la sostenibilidad pasa por «la tecnología, la innovación y un verdadero enfoque social para ser más rentables, atraer más talento y ser competitivos». Nos enfrentamos al mayor reto al que se ha enfrentado la humanidad desde su creación», concluye Joan Tubau.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is registered on wpml.org as a development site.