La inversión española en el Reino Unido comienza a dar el Brexit por amortizado

Al dinero no le gusta la incertidumbre y el Brexit sigue siendo una aventura política llena de dudas y sombras. Pero el Reino Unido es demasiado atractivo para darle la espalda. Más de la mitad (54%) de las 102 empresas españolas con inversión directa en el país, encuestadas en el marco del Barómetro 3 de la Cámara de Comercio de España (CCE), consideran que el clima económico del Reino Unido es «aceptable» o «bueno». La entrada en vigor del acuerdo comercial firmado entre Londres y Bruselas a principios de 2021 ha traído una estabilidad y seguridad jurídica que ha tranquilizado a muchas empresas. Un año antes, en el anterior barómetro, dos de cada tres empresas tenían una visión muy negativa del entorno empresarial del Reino Unido. «Aunque el comercio bilateral ha disminuido, principalmente debido a las restricciones provocadas por la pandemia, las empresas españolas siguen considerando al Reino Unido un mercado prioritario», afirma Eduardo Barrachina, presidente de SCC.

Históricamente, el Reino Unido sigue siendo el destino más importante para la inversión directa española. Representa el 16% de estas inversiones, sólo superado por el 19,4% que se destina al mercado estadounidense. Los principales destinatarios son los sectores financiero y de telecomunicaciones, seguidos del suministro de energía, los seguros, el transporte aéreo, el comercio minorista y la hostelería. La contribución de España a la economía del Reino Unido creó 161.000 puestos de trabajo en 2019, el último año del que se dispone de cifras.

La principal queja de las empresas contactadas se centra en la situación actual del mercado laboral británico. Su percepción ha empeorado en el transcurso de un año, ya que el 22% de las empresas cree que la legislación actual no les permite satisfacer sus necesidades de empleo, y el 27% no puede encontrar personal con las cualificaciones adecuadas. El empeoramiento de la situación se debe principalmente al fin de la libre circulación de los ciudadanos de la UE y a las nuevas leyes de inmigración, mucho más estrictas.

El 91% de las empresas que han participado en el Barómetro afirman que el mercado británico sigue siendo estratégico para ellas y más de la mitad, el 58%, no ha realizado ningún cambio significativo en sus planes de inversión en el país durante el proceso del Brexit. El gobierno del Reino Unido aún no ha implantado del todo los nuevos procedimientos burocráticos relativos a los controles aduaneros y sanitarios, y algunas empresas ni siquiera se han preparado del todo para ellos. El futuro inmediato aún está lleno de incertidumbre, pero hasta el 42% de las empresas tiene previsto aumentar su inversión en el Reino Unido en 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is registered on wpml.org as a development site.