BBVA presenta una oferta para hacerse con la mitad del banco turco Garanti, que no controla, por 2.249 millones de euros.

BBVA reforzará su posición en Turquía para adquirir el 100% del capital de Türkiye Garanti Bankası (Garanti), en el que la CNMV posee el 49,85%, según ha anunciado anteriormente. El banco ha presentado una oferta de adquisición por el 50,15% del capital que no controla, por valor de 2.250 millones de euros. Las acciones de BBVA bajan casi un 3% en el índice Ibex 35.

La operación, recomendada por Bank of America, fue aceptada por el mercado con una caída del 5% en los primeros minutos de cotización. El banco español ofrece una prima del 15%: 12,20 liras turcas en efectivo por cada acción de Garanti (1,06 euros), por lo que el importe máximo a pagar por BBVA será de 25,697 millones de liras turcas (2,249 millones de euros), suponiendo que todos los accionistas de Garanti vendan sus acciones. El BBVA pagará el precio con su capital actual.

Sin embargo, la compra no será inmediata. La adquisición por parte del BBVA de más del 50 % del capital de Garanti está «sujeta a la obtención de la aprobación de diversas autoridades reguladoras».

La Junta de Mercados de Capitales (CMB) de Turquía ha confirmado a BBVA que no autorizará la OPA hasta que reciba la confirmación del banco de que ha obtenido las aprobaciones regulatorias pertinentes. El plazo para aceptar la OPA sólo comenzará una vez que la operación haya sido aprobada por la CMB. Dados los plazos y la necesidad de obtener la aprobación regulatoria, BBVA estima que la OPA no se cerrará hasta el primer trimestre de 2022.

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, y el consejero delegado del Grupo, Onur Genç, han asegurado a los analistas que el perfil de riesgo de BBVA no cambiará tras la operación. También explicaron que la oferta crea un «enorme valor» para los accionistas, elimina las ineficiencias de capital y está en línea con la estrategia del grupo de crecer en sus mercados clave. Destacaron los «sólidos fundamentos» y el «potencial de crecimiento a largo plazo» de Turquía, a pesar de las fluctuaciones a corto plazo del país.

La OPA era la única forma de que BBVA aumentara su participación en el banco turco, en el que entró hace 11 años y tras aumentar su participación hasta casi el 50% en 2017; dado que el objetivo es el 100% del capital, BBVA puede en todo caso aumentar posteriormente su participación sin tener que hacer una OPA si supera el 50% como consecuencia de la actual oferta.

«La venta de la filial estadounidense nos proporciona una oportunidad estratégica para invertir el exceso de capital en nuestros mercados principales, entre otros», ha declarado Onur Genç.

«Una gran oportunidad».

El presidente del grupo, Carlos Torres Vila, ha afirmado que la operación es una «gran oportunidad» para «crear valor para nuestros accionistas», ya que supondrá «un alto retorno de la inversión y un consumo de capital muy limitado» gracias al tratamiento actual de los accionistas minoritarios. En cuanto al precio, Torres dijo que era «muy atractivo para los accionistas minoritarios de Garanti BBVA». Turquía es el tercer mercado del BBVA en términos de beneficios y el banco puede aprovechar la debilidad de la lira.

Torres explicó a los analistas que los riesgos del actual acuerdo con Turquía ya están descontados en la cotización del grupo.

El acuerdo anunciado esta mañana tendrá lugar tres días antes del día del inversor previsto para el 18 de septiembre.

BBVA estima que, si la oferta es aceptada en su totalidad, el beneficio por acción de BBVA aumentará un 13,7% en 2022 y el valor contable tangible por acción aumentará un 2,3% en septiembre de 2021. En términos de solvencia, el máximo impacto esperado en el ratio de capital CET sería una disminución de 46 puntos básicos. En caso de pago de dividendos, BBVA «se reserva el derecho de reducir o ajustar el precio de la oferta voluntaria» en el importe bruto correspondiente.

BBVA señala que la OPA no incluye a las dos filiales de Garanti, Garanti Faktoring y Garanti Yatırım Ortaklığı, que cotizan en la Bolsa de Estambul. Cada una de estas dos filiales representa menos del 1% de los activos consolidados del Grupo Garanti, por lo que BBVA tiene la intención de solicitar a la CMB una exención de la obligación de presentar ofertas públicas de adquisición obligatorias para estas filiales.

Desde la adquisición de Garanti, el BBVA siempre ha defendido esta operación, aunque las autoridades supervisoras han advertido en algunos casos del riesgo de Turquía, pero también del riesgo de otras participaciones en América Latina en general.

El BBVA, al igual que su competidor español, el Santander, ha intentado crecer en Europa, pero en los últimos años ha apostado más por los mercados emergentes, donde encuentra mayores oportunidades.

La apuesta del BBVA por Turquía es lo contrario de lo que están haciendo otros bancos en el país. La semana pasada, UniCredit vendió su participación restante en Yapi Kredi a Kok Holding por 300 millones de euros.

El BBVA lleva varios años cubriéndose en los mercados de divisas para proteger sus beneficios y su capital de la caída de la lira turca.

En este contexto, Torres dijo que el banco es muy consciente de la caída de la lira turca y de la situación macroeconómica del país, pero argumentó que Garanti forma parte del grupo desde hace más de una década, por lo que conoce bien los activos y su resistencia en situaciones de crisis. «Tenemos un modelo de BBVA con múltiples puntos de entrada que no cambia, y en el caso extremo, otro riesgo de esta inversión es la propia inversión, los 2.200 millones de euros que estamos invirtiendo con un consumo de capital de 1.400 millones de euros», explicó.

Los analistas destacaron la incertidumbre política y macroeconómica en Turquía, pero los ejecutivos subrayaron que el modelo de múltiples puntos de entrada de BBVA minimiza el riesgo y que Garanti está plenamente integrado en el marco de gestión de riesgos del grupo.

La venta de la filial estadounidense

En Estados Unidos, donde el banco decidió abandonar el negocio, a excepción del negocio mayorista, siguió el enfoque contrario. En marzo, vendió sus actividades en Estados Unidos, que generaban unos ingresos de 9.600 millones de euros, y reunió un capital de más de 8.000 millones de euros para centrarse en la reducción de costes en España, donde aplicó su primer plan de despidos, y en impulsar la rentabilidad para los accionistas, recomprando 3.500 millones de euros, el 10% de su capital.

Además, explicó que su intención era también reforzar su presencia en los mercados en los que ya estaba presente, lo que le llevó a negociar una fusión con el Banco Sabadell, que colapsó poco después.

Tras la recompra de acciones, el ratio de capital pro forma de BBVA se situaba en 13,18 en septiembre, y el banco seguía teniendo un excedente de capital de unos 3.600 millones de euros. El BBVA también acaba de lanzar un banco online que ha entrado en el mercado italiano.

BBVA es el primer banco privado de Turquía, con una cuota de mercado del 20% en préstamos y del 19% en depósitos. A finales de septiembre tenía 21.651 empleados, 5.535 cajeros automáticos y 1.009 sucursales. Onur Genç proviene de este banco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is registered on wpml.org as a development site.