Por qué la innovación podría frenar la inflación

Casi todas las conversaciones económicas de estos días parecen girar en torno a Por qué la innovación podría frenar la inflación. Cada pregunta parece llevar a otra. ¿Es transitoria? ¿Va a empeorar? Si es así, ¿cuándo? ¿Y por cuánto tiempo? ¿Cuál de los muchos factores -incluida la demanda disparada de Covid-19, la escasez de la cadena de suministro, el estímulo fiscal y monetario. La política energética o todos los numerosos cambios en la forma en que vivimos, trabajamos y jugamos a raíz de una pandemia— debería ser más importante a la hora de intentar construir una imagen de lo que está sucediendo?

En todos los debates, se discute muy poco un punto: el papel de la tecnología, que es posiblemente la variable más importante en lo que puede ocurrir con la inflación en los próximos años.

Para cada factor inflacionista, desde la escasez de mano de obra hasta las limitaciones del transporte, los costes del combustible o incluso las presiones a más largo plazo, como el envejecimiento de la población, hay un cambio tecnológico que podría alterar el cálculo de los precios de forma difícil de predecir.

Considere la transición a la energía limpia. La demanda de coches eléctricos ya está haciendo subir el precio de materias primas como el cobre, el litio, el níquel y el cobalto. Los vehículos y las centrales eléctricas ecológicas son mucho más exigentes con los metales que las tecnologías a las que sustituyen. A medida que más y más empresas y países adopten un impuesto sobre el carbono y traten de reducir la producción de combustibles fósiles, los precios de la energía podrían subir más a corto plazo.

Una transición rápida hacia un mundo más limpio creará cierta presión inflacionaria, pero a largo plazo reducirá significativamente los costes de las catástrofes relacionadas con el clima.

Además, la propia innovación tecnológica acaba por reducir los costes. Los datos de Morgan Stanley muestran que, aparte de las fluctuaciones a corto plazo, los precios de las materias primas han seguido una tendencia a la baja durante 200 años. Esto se debe a que cada vez que una fuente de energía se ha vuelto demasiado cara, se ha inventado una nueva para sustituirla.

Puede que nos espere un invierno frío y caro. Pero dada la caída en picado de los costes de las tecnologías renovables como los paneles solares y los parques eólicos (y la creciente inversión pública y privada en ellos). Hay buenas razones para esperar que con el tiempo el objetivo final pueda ser mucho mejor y más barato, lo que daría salida a algunas de las analogías con la estanflación de los años setenta.

¿Y qué hay de los aspectos inflacionistas de los retrasos en la cadena de suministro? Algunos expertos en logística creen que los avances portuarios tardarán años. Sin embargo, ya estamos viendo que las empresas más grandes y ricas (Amazon, Walmart y Costco, por ejemplo) se están adaptando al problema con sus propias innovaciones.

Estas innovaciones incluirán una mayor integración vertical (por ejemplo, poseer algunos de sus propios contenedores de transporte en lugar de alquilarlos, lo que permite un mayor control), pero también el uso de sistemas de inteligencia artificial para realizar un mejor seguimiento de las entregas. Los vehículos autónomos, tanto de carga como de transporte, están cobrando un nuevo impulso. El primer portacontenedores autónomo se probará en Noruega a finales de año. Si estos sistemas calman el tráfico, algunos de los retrasos y presiones de precios asociados a la cadena de suministro comenzarán a aliviarse.

A medida que la Internet de los objetos se hace omnipresente, cada vez más empresas utilizarán las nuevas tecnologías para aumentar la eficiencia. Como señaló la directora general de Ark Investment Management, Cathie Wood, en una entrevista reciente. Estas innovaciones, que incluyen la movilidad autónoma, el blockchain, la edición de genes, los robots adaptativos y las redes neuronales, tienen más probabilidades de anunciar un periodo de deflación prolongada que de inflación, dada la profundidad y amplitud de su impacto en todos los ámbitos empresariales.

Ciertamente, perturbarán los mercados laborales de formas que aún no podemos imaginar. La tecnología, por ejemplo, podría desempeñar un papel importante a la hora de contrarrestar las presiones inflacionistas del envejecimiento de la generación del baby boom. Que requerirá más atención justo cuando la fuerza de trabajo se está reduciendo, aumentando la productividad de la fuerza de trabajo y el sistema de atención sanitaria existentes.

China, que ha invertido 1.500 millones de dólares en el uso de big data en la sanidad durante la última década (y muchos miles de millones más en inteligencia artificial), es probable que sea el epicentro de los diagnósticos basados en IA y de la innovación sanitaria.

Por supuesto, las políticas sobre el uso de big data en áreas sensibles como la sanidad y las finanzas variarán de un país a otro, ya que los reguladores se enfrentan a las implicaciones sociales de estas tecnologías de vanguardia. Estas diferencias en las políticas nacionales podrían ser en sí mismas inflacionistas si contribuyen a las fricciones transfronterizas en los negocios globales y en la circulación de personas, bienes y capitales.

En un mundo multipolar, es inevitable que haya más retrasos, escasez y desajustes de la oferta y la demanda a corto plazo.

Sin embargo, el hecho de que la economía mundial se haya fragmentado un poco más en los últimos años también presenta una oportunidad para la innovación basada en la tecnología que podría acabar bajando los precios. Piense en granjas verticales que cultivan productos a pocos minutos de donde la gente los come, en plataformas de telesalud y educación virtual que eliminan el coste de los desplazamientos, y en la fabricación en 3D que elimina las complejas y distantes cadenas de suministro.

Estas son solo algunas de las muchas nuevas tecnologías que están en auge. El cambio que podrían suponer estas innovaciones es, probablemente, la única tendencia desinflacionista significativa en estos momentos. Pero puede resultar el más poderoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is registered on wpml.org as a development site.