Sáb. Jul 30th, 2022
dan breznitz el problema de la innovación

Dan Breznitz es profesor y director del Departamento de Estudios de Innovación de la Munk School of Global Affairs and Public Policy, y ocupa un puesto en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Toronto, donde también es codirector del Innovation Policy Lab. Es miembro del Instituto Canadiense de Investigación Avanzada, donde cofundó y codirige el Programa de Innovación, Equidad y Prosperidad Futura. Entre sus galardonados libros se encuentran La innovación y el Estado, La fuga de la Reina Roja y La tercera globalización.

Su trabajo académico ha ganado varios premios, entre ellos el Don K. Premio Price al mejor libro sobre ciencia y tecnología y el Susan Strange Book Prize al mejor libro de estudios internacionales. Su labor política también ha sido reconocida con varios premios, y en 2008 fue seleccionado como becario de estudios industriales de la Fundación Sloan. Anteriormente, Dan fundó y fue director general de una pequeña empresa de software.

Antes de su traslado a la Universidad de Toronto, Breznitz fue profesor del Instituto Tecnológico de Georgia durante ocho años y cofundó y fue director general de una empresa de software en Israel. Es autor de dos libros premiados, Innovation and the State: y The Flight of the Red Queen: Government, Innovation, Globalization and Economic Growth in China. Su próximo libro, Innovation in Real Places: Strategies for Prosperity in an Unforgiving World, se publicará en enero de 2021. Breznitz se licenció en la Universidad Hebrea de Jerusalén y se doctoró en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Aunque la innovación suele asociarse a un brillante “momento eureka”, Dan Breznitz lo ve de otra manera.

Según el académico y codirector del Laboratorio de Políticas de Innovación de la Universidad de Toronto, la innovación, entendida como la creación de un gran invento tecnológico, tiene poco que ver con las verdaderas fuerzas innovadoras que impulsan la economía mundial.

Por eso dice que no vale la pena intentar copiar el modelo de Silicon Valley en otras partes del mundo.

Breznitz, miembro del Instituto Canadiense de Investigación Avanzada, explica su concepto de innovación y explica qué pueden hacer las regiones y ciudades para apoyar su desarrollo.

En su libro “Innovación en lugares reales, estrategias para la prosperidad en un mundo feroz”, el investigador aborda la cuestión de cómo crear una estrategia de innovación que beneficie a la mayoría de la gente y no solo llene las cuentas bancarias de multimillonarios y capitalistas de riesgo.

En su libro, sostiene que existe una especie de tecno fetichismo que ha convertido a la start-up en un símbolo de innovación, opinión que usted no comparte. ¿Qué es exactamente la innovación para usted y cuál es el mayor mito en torno al término?

Últimamente estamos obsesionados con la idea de la innovación, lo cual no solo es malo sino también peligroso. Uno de los mayores mitos es que la innovación es una invención.

La innovación no es un invento. Ni siquiera se aplica a la creación de prototipos. La innovación es la aplicación de ideas en todos los niveles de la producción de bienes y servicios.

Incluye cambios y mejoras de la idea original, diferentes formas de producir o vender un producto o servicio. Estos procesos son muy importantes para el crecimiento económico y el bienestar humano.

¿Cómo funciona la innovación en la práctica?

Puedo dar dos ejemplos. Hemos inventado vacunas de ARNm contra el metaloide-19, pero su efecto será limitado a menos que seamos capaces de innovar todo el sistema de redes de producción.

Si lo conseguimos, no solo tendremos mejores vacunas, sino también miles de millones de dólares de producción.

Luego viene el reto de innovar en la forma de distribuirlos, y así la cadena continúa hasta llegar a un punto en el que podemos responder a las necesidades de más personas.

Otro ejemplo es que, sin una verdadera innovación, los teléfonos inteligentes seguirían siendo cajas de madera con cables pegados a la pared.

Las olas de innovación cambian las cosas para mejor, pero esto no ocurre en el momento de la invención, sino a través de un proceso de actualización constante de la idea original.

También desde el punto de vista filosófico, tener una idea, ponerla en práctica y cambiar la realidad es lo que nos hace humanos.

¿Cuáles son otros mitos sobre la innovación?

A largo plazo, es más importante ver la innovación como un proceso continuo de mejora de algo, que como una invención en sí misma.

El primer mito es la creencia de que la innovación es algo deslumbrante. De hecho, la innovación no es noticia.

La segunda es la creencia de que la innovación en la primera fase, es decir, cuando una empresa de nueva creación crea un nuevo producto, traerá prosperidad a la comunidad en la que se encuentra la empresa y creará nuevas industrias y nuevos puestos de trabajo.

Este no es el caso. Como la globalización ha diluido la innovación, lo que ocurre en Silicon Valley o en centros similares es que, una vez terminado el diseño de un producto, se envía a otro lugar para su producción.

Esto significa que todos los efectos secundarios positivos se trasladan a otra parte.

Si se creara un Silicon Valley en Bogotá, por ejemplo, los únicos puestos de trabajo que se crearían serían los de los mejores profesionales de la investigación y el desarrollo, marketing, finanzas, y quizá un par de puestos de trabajo para dos o tres chefs y masajistas famosos.

Tendrán sueldos fabulosos y muchos de ellos podrán comprar acciones —que son billetes de lotería—, pero la mayoría de los habitantes de la zona no se beneficiarán mucho.

Por el contrario, se encontrarán con que las cosas que quieren comprar y las casas de este sector son ahora tan caras que les resultan inasequibles.

Eso es lo que ocurrió en San Francisco. El problema es que acabamos creando multimillonarios en lugar de crear riqueza para toda la sociedad.

Los 3 grandes retos de Silicon Valley para convertirse en el lugar más rico del mundo después de Qatar
Por qué Corea del Sur ha destronado a Alemania como país más innovador del mundo (y por qué ha desbancado a Estados Unidos del top 10).
Por qué no se debe copiar el modelo de Silicon Valley porque no busca crear nuevas tecnologías que cambien el mundo.

Su objetivo es aportar beneficios financieros a Wall Street, ya sea a través de la salida a bolsa de una empresa recién fundada o simplemente porque alguien la compra.

Y volvemos a la misma pregunta: ¿qué pasa con estos beneficios?

Ha creado un montón de dinero que permanece en manos del 5% de la población.

¿Qué otros modelos de crecimiento basados en la innovación existen?

Hay otros modelos que implican el crecimiento y la prosperidad de la comunidad local.

He visto ideas desarrolladas en Silicon Valley pero aplicadas en lugares como Taiwán, Israel, Corea del Sur, Estados Unidos y China.

O ideas que se desarrollan en Corea, como las pantallas táctiles o las memorias, y luego se fabrican en China.

Otro ejemplo es la innovación en Taipéi en el campo de los semiconductores.

¿Cómo lo ha conseguido Taipéi?

En Taipéi, Taiwán, lo han hecho de forma brillante. Comprendieron que la industria de los semiconductores iba a ser muy importante.

Querían ser innovadores y rápidamente se dieron cuenta de que tenían al menos dos opciones: o convertirse en Silicon Valley y competir con Japón y Corea del Sur —y crear empresas gigantes como Samsung— o desarrollar sus propios puntos fuertes.

Han decidido que su punto fuerte será la fabricación de semiconductores. Y entonces crearon un sistema que les permitiera hacerlo.

Son dos caminos diferentes: Silicon Valley y Taipéi.

Otro ejemplo de innovación es el mercado del calzado femenino de lujo que se ha desarrollado en una zona llamada Riviera del Brenta, en Italia.

Allí, los empresarios locales decidieron que su fuerte no sería fabricar millones de zapatillas Nike, sino hacer zapatos para Prada o Gucci. Están especializados en.

Así que si tienes un diseño y quieres que te hagan esos zapatos, aquí es donde tu diseño se hace realidad.

En esta región italiana, han conseguido integrarse en la industria mundial.

¿Cuáles son las mejores estrategias para convertirse en una ciudad o región innovadora?

Yo lo diría de otra manera. Si yo fuera de Guadalajara o de Bogotá, en lugar de preguntarme cuál es la mejor manera de innovar, me lo preguntaría de otra manera.

Me preguntaba: ¿cómo queremos que sea nuestra ciudad dentro de 10 o 15 años? Y me fijaría en cuál de las diferentes fases de la innovación entran nuestros planes.

En primer lugar, tenemos que crear un mapa de lo que significa ser innovador y tener éxito. Determine dónde quiere ir, qué es lo mejor para su ciudad o región.

La segunda tarea consiste en determinar cuáles son los puntos fuertes de su comunidad y cuáles son las oportunidades realistas de desarrollo.

Por último, y lo más importante, preguntar por qué lo hacemos.

Con la pandemia, muchas cosas han cambiado. Una de ellas es la forma tradicional en que funcionan las cadenas de suministro globales, la forma en que se fabrican las cosas. ¿Ve usted oportunidades de innovación en este contexto?

Por supuesto. El mundo está cambiando, y eso abre muchas oportunidades para países que, de otro modo, tendrían más dificultades para participar en la red de producción mundial.

Las mayores empresas del mundo han empezado a buscar nuevos proveedores innovadores en todas las fases de la producción.

Estamos avanzando hacia las redes regionales de producción, así que los lugares que descubran rápidamente estas oportunidades e identifiquen en qué sectores y en qué partes del proceso pueden participar tendrán grandes oportunidades.

Si quieres conocer más sobre Dan Breznitz y sobre su trabajo e investigación en el campo de la innovación, te dejamos sus 4 libros principales para que puedas profundizar más en este tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is registered on wpml.org as a development site.